PRIMA DONA- Que es?

En 2014 nos visitó la joven directora Mar Coll, cuya ópera prima Tres dies amb la familia (2009) puede considerarse como piedra fundacional de un Zeitgeist de cineastas mujeres en Barcelona. Su cine se caracteriza, en general, por la exploración realista de su entorno y de las relaciones familiares, base de un código ético y estético que destaca el papel que juegan la mujer y los roles familiares en un mundo que se transforma y globaliza a gran velocidad. Esta generación o escuela de nuevo cine catalán funciona en parte como un colectivo que se retroalimenta, participando sus integrantes en los proyectos de sus colegas a diferentes niveles: formación, producción, guion, asesoramiento, etc. En el coloquio con el público, Mar Coll nos explicó el rico biotopo cinéfilo y creativo existente en Barcelona, impulsado por los estudios de medios audiovisuales en centros de referencia: la ESCAC (Escola Superior de Cinema i Audiovisual de Catalunya), la Universitat Pompeu Fabra y el proyecto pedagógico Cinema en Curs.

LIBERTAD 

En ellos se han formado y/o colaborado la propia Mar Coll y otras directoras como Neus Ballús (La plaga), Elena Martín (Julia ist), Belén Funes (La hija de un ladrón), Celia Rico (Viaje al cuarto de una madre), Meritxell Colell (Con el viento), Elena Trapé (Las distancias), Nely Reguera (María y los demás), Andrea Jaurrieta (Ana de día), Lucia Alemany (La Inocencia), Pilar Palomero (Las niñas), Sofía Escudé y Liliana Torres (Hayati, My life) o Carla Simón (Estiú 1993). Casi todas estas películas han figurado en las últimas ediciones de cinEScultura y han recibido los premios cinematográficos más importantes de España (Premios Goya y Festival de Málaga). Carla Simón, que triunfa ahora a nivel internacional con el Oso de Oro 2022, ha pasado a ser la cara más visible de esta nueva Escuela de Barcelona, marcada por el protagonismo y la calidad de sus directoras.


ALCARRÁS
Esta extraordinaria eclosión de cineastas catalanas –o con obras producidas en Cataluna– se afianza con fuerza a nivel nacional e internacional, dando fe de la gran labor que se lleva a cabo allí y del gran nivel en igualdad de género dentro de su industria cinematográfica. Mención aparte merecen Alba Sotorra y su contribución a la producción audiovisual catalana como directora de documentales y productora.