Soria, ciudad de poetas

page33image670783840 page33image670780368page33image662534960

Fotoausstellung
duración: 27.09.–30.10. Stadtbücherei Regensburg, Haidplatz 8

Soria, antigua ciudad castellana, ha ejercido desde me- diados del siglo XIX una mágica atracción sobre algunos de los poetas españoles más señalados. El poeta más importante del Romanticismo español, Gustavo Adolfo Bécquer (1836–1870), originario de Sevilla, residió des- de 1860 largas temporadas en la capital, marcada por su historia y relevancia medievales, y la inmortalizó li- terariamente en su famoso relato de terror El Monte de las Ánimas, poblado de templarios y fantasmas. La ciudad le rinde tributo anualmente celebrando en la noche del día de Difuntos una escenificación pública de dicha historia que recuerda los horripilantes acon- tecimientos relatados. Bécquer se inspiró también en Soria para su célebre relato El rayo de Luna.

Antonio Machado (1875–1939), también natural de Se- villa, llegó en 1907 a la ciudad medieval a orillas del río Duero para incorporarse a su puesto como profe- sor de francés y literatura. Poco después de su llega- da se enamoró de Leonor Izquierdo, la hija del dueño de la pensión en la que se alojaba. Ella tenía entonces quince años y él treinta y dos. Fue el amor de su vida y contrajo matrimonio con ella tan pronto como al- canzó la edad núbil vigente en la época. Tanto Leonor como su ciudad natal se convirtieron por igual en las musas del gran poeta, y a ellas les hemos de agrade- cer que constituyeran la fuente de inspiración de una de las obras más importantes de la lírica española: la mayor parte de las poesías que conforman su famoso poemario Campos de Castilla provienen de esa época feliz en Soria. La ciudad ha nombrado prácticamente a Machado, el poeta más insigne de la Generación del 98, como su hijo adoptivo. Muchos monumentos e ins- tituciones recuerdan en Soria a su prominente literato, como, por ejemplo, la Casa de los Poetas, en la que junto a la memoria de Bécquer y Machado también se honra la de Gerardo Diego.

Gerardo Diego (1896–1987), nacido en Santander, siguió los pasos de Antonio Machado y llegó también a la ciu- dad para ejercer como profesor de francés. Diego es uno de los poetas más importantes de la Generación del 27 y con sus versos dedicó a la ciudad un extraordina- rio monumento literario entre tradición y modernidad.

Aproveche las fotografías de la exposición para em- prender un viaje literario a esta capital de provincia castellana y sus parajes colindantes a orillas del río Duero. Acompáñennos siguiendo las huellas de gran- des poetas españoles cuya creatividad alcanzó allí unas cotas sublimes.

Velada lírica

 
 
page34image845643232

19.10. / 19:30 Uhr Stadtbücherei, Haidplatz 8

¿Quién conoce la ciudad, quién los nombres de los in- vitados aquí reunidos? Es la pregunta que uno podría hacerse a propósito de „Soria, ciudad de poetas“ como visita obligada para turistas en España. La exposición Soria, ciudad de poetas – Literatura y Turismo y la ve- lada lírica que tendrá lugar en dicho marco el 19 de octubre dan la respuesta.

Los tres poetas aquí presentados -Antonio Machado, Gustavo Adolfo Bécquer y Gerardo Diego: tres de los más destacados representantes de la lírica española pasaron una parte de su vida en Soria y su entorno. Bajo diferentes aspectos, en su obra poética se ve re- flejada la ciudad, su arquitectura –caracterizada por el Románico y el Gótico–, sus paisajes a orillas del río Duero y una historia que se remonta hasta los celtíberos (Numancia).

Para el sevillano Machado, por su matrimonio con Leo- nor Izquierdo y la temprana muerte de ésta, Soria era una segunda patria de vívidos y vividos recuerdos, a la que le dedicó un monumento en Campos de Castilla, que ha llegado a ser una canción de amor a sus gen- tes, paisaje e historia.

A Gustavo Adolfo Bécquer, que pasó largas fases de su corta vida en el cercano monasterio cisterciense y secularizado de Veruela, Soria, sus alrededores y su legendario mundo le proporcionaron el material para sus famosas Leyendas. Su relación con los paisajes de Castilla es, en comparación con Machado, más ambi

valente. Lo mismo se puede decir de aquellos poemas de su obra lírica Rimas en los que el pasado de Cas- tilla se poetiza como una inscripción grabada en una roca, pero que al mismo tiempo tambien se puede ver como opresiva petrificación.

Para Gerardo Diego, miembro de la Generación del 27 (a la que también pertenecía Federico García Lorca), Soria será, por una parte, lugar de reflexión sobre la extraordinaria trascendencia de sus dos poetas prede- cesores; pero, por otra parte, también lugar de retiro del mundo real y de refugio en el estético, en el cual

Soria y su entorno tan solo aparecen como clave para una experiencia interior del mundo.

Los poemas se recitarán en español y alemán (en la traducción de Christiane Busl), acompañados mu- sicalmente y con pequeños comentarios introductorios.

 

Christiane Busl y Rudolf Busl re- cibieron el Premio de Traduc- ción de la Embajada Españo- la en Berlín por sus traduc- ciones de poemas de Gustavo Adolfo Bécquer („Gustavo Adolfo Bécquer. Rimas. Reime. Spanisch / Deutsch“. Stuttgart: Reclam 2013)